A través de un sistema de puntajes, el gobierno de China busca controlar a su población

Tal como en Black Mirror, los ciudadanos de China pueden tener mejores trabajos si es que se comportan según las reglas o pueden ser impedidos de viajar o estudiar si no acatan las normas.

¿No quieres realizar el servicio militar? No hay problema, pero un app de celular se encargará de quitarte tu derecho a acceder a una buena educación o incluso de asistir a la universidad.

¿Eres un buen ciudadano que frena en cada cruce de peatones y tiras la basura donde corresponde? Tus puntajes sociales irán en aumento y tu perfil en la aplicación de citas china Baihe será un éxito.

El Sistema de Crédito Social (SCS) está siendo puesto a prueba en una docena de ciudades chinas, lo que equivale al 6 % de la población del país asiático. Para el 2020, el Gobierno planea implementar este sistema a todos sus habitantes. 1386 millones de habitantes. Ni Black Mirror ni George Orwell pudo predecir que un control social de esta magnitud podría llevarse a cabo a través de un simple teléfono celular.

Sistema de Crédito Social

Sistema de Crédito Social

Este Gran Hermano del mundo distópico de 1984 fue impulsado por el Gobierno de China. Que tan alto o bajo es el puntaje depende completamente de las acciones de la persona. Fue anunciado en 2014 para reforzar la idea que “mantener la confianza es grandioso y romperla es una vergüenza”.

“La metodología exacta es un secreto, pero algunos ejemplos de infracciones incluyen manejar mal, fumar en área nos permitidas, comprar muchos videojuegos y compartir noticias falsas online”, escribió el portal de noticias 'Business Insider'.

Sistema de Crédito Social

De acuerdo a 'Foreign Policy', el sistema de China se fija si es que pagas las deudas a tiempo, pero además abarca una dimensión ‘moral’. ¿Qué puede ocurrir si tu puntuación es baja? Puedes quedarte sin viajar, como las 9 millones de personas que fueron impedidas de hacer viajes nacionales. 3 millones pueden viajar en tren, pero solamente en clase turista.

Pero la puntuación no es solo personal. Tus familiares pueden pagar las consecuencias, como es el caso de una universidad que le negó la admisión a un posible estudiante debido a la mala puntuación de su padre en el SCS. Otros 17 ciudadanos chinos se negaron a llevar a cabo el servicio militar y, según el portal de noticias 'Beijing News', se les prohibió inscribirse en la universidad o instituto y tampoco pudieron continuar sus estudios en el secundario.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO