¿Duermes con tu perro? Conoce los riesgos de dormir con tu mascota

¿Eres de los que acostumbra compartir la cama con tu perro? Conoce sobre los riesgos que debes tener en cuenta sobre esta usual actividad.

Seguro no es la primera vez que escuchas acerca de los riesgos para la salud que puedes tener por dormir con tu mascota, ya sea perro, gato o cualquier otro animal. Si bien, se ha descubierto que muchos de estos supuestos riesgos son mitos, existen consecuencias de esta usual actividad que los especialistas advierten, y que deberías tener en cuenta si tienes alguna mascota, sobre todo, si sueles compartir tu cama con esta. Te mencionamos algunos de ellos:

Resultado de imagen para PERRO DURMIENDO EN LA CAMA CONTIGO

LEE TAMBIÉN: ¿Cuántos años tiene mi mascota? Calcula realmente la edad de tu perro y gato

Puedes contraer alergias o alguna enfermedad respiratoria

De acuerdo con el sitio especializado, Medline Plus, dormir con tu mascota puede ocasionarte alergias, asma o neumonitis por hipersensibilidad, que es la inflamación de los pulmones debido a la inhalación de sustancias como polvo, hongos, o moho. Sin embargo, estas alergias pueden evitarse si la higiene de tu mascota es buena.

Problemas al dormir

Las mascotas tienen ciclos de sueño diferentes a los de los humanos, por lo que tu perro puede levantarse en mitad de la noche lleno de energía y querer jugar contigo, o se puede poner a ladrar a cada cosa que pase por la ventana mientras intentas descansar. Por otra parte, también suelen despertarse para salir a hacer sus necesidades fuera, y luego regresan a tu cama como si nada hubiese pasado.

Parásitos y lombrices intestinales

Con muchísima frecuencia los perros y gatos son portadores de parásitos protozoarios, lombrices y anquilostomas. Los parásitos o lombrices intestinales se alojan en el tracto intestinal y pueden causar serias complicaciones como diarrea, descenso de peso, vómitos, etc, sobre todo, a niños.

PUEDES VER: La asquerosa razón por la que siempre debes tapar el inodoro cuando lo jalas

Otras infecciones bacterianas

La boca de los animales domésticos, ya sea perros o gatos no son estériles sino que todo lo contrario, son hábitat de cantidad de bacterias que pueden infectar a aquellos seres humanos cuyos sistemas inmunológicos aún no están maduros, como por ejemplo, los bebés.

Imagen relacionada

Te puede interesar

LO MÁS VISTO