Soportó terribles dolores menstruales por 17 años; va al hospital y descubren un espeluznante quiste [FOTOS]

Los dolores menstruales, sin duda, son terribles, pero hay veces en las que es mejor acudir al médico, y no solo soportarlos, pues podría estar creciendo algo realmente insólito.

 

Para toda mujer, los dolores menstruales son un vía crucis, pero a veces se cae en el error de simplemente soportarlos, creyendo que es normal, dejando que algo terrible crezca en los ovarios, como le pasó a Calle Hack, una estadounidense que aguantó los terribles síntomas por 17 años, hasta que una visita al doctor le revelaría algo espeluznante.

Según la revista Woman´s Health, los médicos descubrieron que en unos de los ovarios de Calle había crecido un enorme quiste dermoide, pero lo peor era que encima contenía restos de dientes y pelos. “Tenía un pequeño monstruo en mi ovario”, declaró la joven tras la operación.

La joven contó que había asistido a varios médicos con anterioridad, pero nunca relacionaron los dolores con su diagnóstico final. El descubrimiento de este se debió gracias a una ginecóloga que, con herramientas de ultrasonido, detectó el quiste dermoide.

Los quistes dermoides, como los de Calle, son en realidad bastante comunes, pero siguen siendo "extraños", según Women's Health. Los ovarios de las mujeres son vulnerables a todo tipo de crecimientos extraños y anormales, y cerca del 20% de ellos son dermoides. Estos quistes son una especie de tumor benigno, también conocido como teratoma, del griego "monstruo". 

Los quistes dermoides se desarrollan a partir de células embrionarias, que permanecieron en una especie de ‘pausa’ después del nacimiento de una persona. Por ello, las células poseen todo lo que necesitan para transformarse en cualquiera tipo de tejido, como uñas o cabellos. Sin embargo,  sigue sin estar claro por qué un fenómeno extraño y normalmente inofensivo ocurre en algunas mujeres y no en otras.

“Calle tenía un cuerpo extraño en su vientre y era el que le había provocado los fuertes dolores desde los 15 años”, dice la publicación de la revista.

La doctora Megan Sheldon explicó que si bien este quiste es benigno (sin células cancerígenas), debido a sus dimensiones, podía llegar a ser peligroso. Por ello, la especialista recomendó extirparlo lo antes posible, ya que podría continuar provocando problemas en sus ovarios e incluso desarrollar un cáncer.

“Todavía no entiendo cómo un quiste de este tamaño podría crecer dentro de mí sin que yo lo sepa. Pero, mirando hacia atrás, siempre tuve dolor en la parte baja de la espalda y nunca pude dormir de lado“, contó la joven, quien ahora ya no sufre de ningún dolor y sus periodos menstruales volvieron a la normalidad.

 

Dermoid cysts develop from embryonic cells that can develop into any kind of tissue, including teeth, skin and hair, earning the growths the name 'teratoma' or little monster (file image)

Lo tranquilizante de esta noticia es que este tipo de quistes, como el de Calle, son benignos porque todas sus partes están completamente desarrolladas a partir de distintos tejidos, generalmente piel, cabello y hasta dientes.

“A las mujeres se les dice a menudo, de forma directa o indirecta, que el dolor que experimentan es probablemente más mental que físicamente válido. Necesitamos ser claras, consistentes y fuertes cuando hacemos campaña por nosotras mismas”, agregó Hack.

Así, la moraleja de esta historia es no soportar un dolor más de la cuenta y acudir con varias opiniones médicas, para descubrir qué es lo que realmente pasa en nuestro interior. A meditarlo.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO