Se disparó con un rifle a los 18 años, y hoy es la mujer más joven en recibir un trasplante de cara [FOTOS]

National Geographic contó la historia de una estadounidense que se ha convertido en la más joven en recibir un trasplante de cara, luego de haber intentado suicidarse a los 18 años.

Katie Stubblefield, una joven de 21 años, se ha convertido en la persona más joven en recibir un trasplante de rostro, en Estados Unidos. Tras haber sido sometida a 22 operaciones, el caso Katie ha dado la vuelta al mundo, luego de aparecer en la portada de la revista National Geographic donde cuenta su historia.

Nat Geo

Nat Geo

Y es que la joven ve su trasplante de rostro como una segunda oportunidad que le ha dado la vida, luego de haber intentado suicidarse cuando tenía 18 años, disparándose con un rifle en la cara, lo que la dejó con el rostro totalmente deforme.

National Geographic

Según informó CNN, los motivos de Katie para terminar con su vida fueron dos. Su padre Robb señala que estaba cansada de luchar contra sus problemas gastrointestinales. Por otra parte, fue víctima de una traición por parte de una expareja.

Luego de atentar contra su vida, Stubblefield fue trasladada a un hospital en la ciudad de Oxford (Mississippi, Estados Unidos), donde los médicos le dijeron a su padre que la única opción para mejorar la situación de la joven era un trasplante de cara.

Según detalla National Geographic en su sitio web, la intervención para implantar el nuevo rostro de Katie se hizo entre el 4 y 5 de mayo del año pasado, y duró 31 horas, gracias a la donación de Sandra Bennington, abuela de Adrea Schneider, una mujer de 31 años que había fallecido por una sobredosis.

La intervención completa incluyó frente, párpados superiores e inferiores, cuencas del ojo, nariz, boca y labios, las mejillas, la mandíbula superior y parte de la inferior, dientes y músculos faciales.

tras

De esta forma, Stubblefield se convirtió en la norteamericana más joven en la historia (21 años) en someterse a un trasplante de cara, que se realizó en una clínica en la ciudad de Cleveland (Estados Unidos).

Nat Geo

Te puede interesar

LO MÁS VISTO