Violador se declara transgénero, lo mandan a cárcel femenina y abusa de las presas

En Reino Unido, un sujeto fue enviado preso por violar a varias mujeres. En prisión, se declaró transgénero y fue trasladado a una cárcel femenina, donde abuso sexualmente de las reas.

Karen White se encontraba en prisión preventiva por tres violaciones que había perpetrado como hombre, cuando se llamaba Stephen Wood. Bajo este nombre ya había cumplido una pena de año y medio de cárcel por atentar contra un menor.

Pero, a pesar de no haberse sometido a un cambio de sexo y conservar sus genitales masculinos, las autoridades aceptaron eviarlo a una cárcel de mujeres para cumplir con el resto de su condena, pues White se autodefine como mujer transgénero.

Ahora, a los pocos días de su encarcelamiento, se aprovechó de su cercanía a las reclusas para abusar de ellas. White ya ha admitido dos de las cuatro acusaciones por incidentes que ocurrieron entre septiembre y noviembre del año pasado, que involucran acoso sexual, toque indebido, exhibición de sus genitales y comentarios inapropiados sobre sexo oral.

Karen White

El caso ha provocado un debate interminable en Reino Unido: ¿es la declaración personal de género suficiente para que una transgénero sea recluída a una cárcel de mujeres?

Los grupos que se oponen a esa autodefinición alegan que le daría a hombres haciéndose pasar de mujeres transexuales acceso a mujeres vulnerables, como las que están en prisión. Activistas defensores de los derechos de las personas transgénero, sin embargo, señalan que los presos de esa comunidad ya se encuentran entro los reclusos más vulnerables y han quedado defraudados por el sistema.

Mujeres en la cárcel de Send, Inglaterra

Janice Turner, columnista de los diarios británicos The Times y The Guardian, opina que en el caso de White los antecedentes estaban a la vista de todos para evitar esa transferencia.

"Encerrar a violadores en cárceles de mujeres, entre reclusas vulnerables que incluyen víctimas de violación es como poner al zorro en el gallinero", escribió en su columna del Times, cuestionando que la seguridad de las mujeres sea menos importante que la 'expresión de género'.

Cuando Karen White compareció frente al tribunal de magistrados en la ciudad de Leeds, en julio pasado, declaró que no había asaltado a las reclusas porque no leatraían las mujeres y que sufría de disfunción eréctil. No obstante, uno de las violaciones por las cuales fue condenada sucedió cuando estaba en su etapa de transición de hombre a mujer.

Frances Crook, gerente ejecutiva de la organización Howard League para la Reforma Penal, considera que cualquiera que haya cometido crímenes sexuales o violentos contra mujeres, que quiera ser transferido pero que no ha completado el cambio de sexo, o sea "todavía tiene su pene y sus hormonas masculinas", no debería ser colocado en una cárcel de mujeres.

El Ministerio de Justicia se ha disculpado por no tomar en cuenta el historial de ofensas de White y dijo estar revisando sus procesos de evaluación.

Un portavoz del Servicio Carcelario expresó que "aunque velamos por manejar con tacto y de acuerdo a la ley a todos los prisioneros, incluyendo los transgénero, tenemos claro que la seguridad de todos los presos debe ser nuestra absoluta prioridad".

Te puede interesar

LO MÁS VISTO