La triste historia de Nube viajera, la perrita que esperó a su familia en el aeropuerto

Luego de haber sido abandonada, se mantuvo fiel a sus dueños y los esperó en el aeropuerto día tras días.

Tenía aproximadamente dos años. Nube viajera, como fue bautizada, se ganó el corazón de todos en el Aeropuerto Internacional Palonegro de Bucaramanga en Colombia. Aunque era de raza mestiza, no se trataba de un perro callejero según un veterinario que fue consultado por el portal de noticias NoticiasRCN.

TE PUEDE INTERESAR: Niño abandona un perro en una tienda y el motivo romperá tu corazón [VIDEO]

“No tenía collar, pero presumimos que fue abandonada porque los callejeros tienen un instinto de supervivencia mayor. El perro callejero no rastrea tanto y puede ser trasladado de un sitio a otro, pero no cae en depresión. El callejero no es de nadie, pero todos son sus dueños”, afirmó Alejandro Sotomante. “Se presume que tenía amo y casa y que la abandonan porque la perra no se movió nunca del aeropuerto y se alejaba poco”, añadió el médico veterinario.

La mascota al parecer estaba sumamente deprimida. La fundación Amigos de los Animales y la Naturaleza de Bucaramanga recogió varios testimonios para saber qué ocurrió. Llevaba semanas en el aeropuerto husmeando entre los rincones y entre la gente. Nadie vio el momento en que fue dejada en el lugar. Tal vez se tratase de una familia que se fue de viaje o de alguien que detuvo el coche, la dejó y siguió su camino. Nube Viajera estaba tan deprimida que no buscaba comida para sobrevivir. Los últimos días se echó en una esquina y no se movió más. Se había dado por vencida.

NO TE LO PIERDAS: Perrita salva a bebé koala cuidándolo como si fuera su madre [FOTOS]

Autoridades del aeropuerto decidieron buscar ayuda al ver el delicado estado de salud de la mascota y Fundación Amigos de los Animales y la Naturaleza se hizo cargo de ella.

“La perra mostró un deterioro en cuestión de 48 horas. Pese a que le suministramos alimento y medicina vía endovenosa, se sumió en la tristeza y en la depresión y no sobrevivió”. Según Sotomonte, un animal puede morir de tristeza y está científicamente establecido que las mascotas escogen el momento de partir cuando atraviesan un problema serio de depresión.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO