Niña sufrió de acoso en el colegio y vomitó 20 veces en una hora [FOTOS]

La madre contó que lloraba mientras trataba de ayudar a su hija que sufrió de bullying.

A través de una publicación en Facebook, una desesperada madre contó que su hija vomitó 20 veces en una hora y tuvo que ser hospitalizada en varias ocasiones debido a los constantes acosos escolares que sufría. Carrie Golledge de Devon, Reino Unido, compartió la dramática historia de la menor y publicó una imagen de su hija para concientizar sobre las graves consecuencias del bullying.

Se puede ver a Sophia descansando en una cama de hospital junto a una cubeta en la cual vomitaba. La madre contó al portal Mirror que su hija no podía dejar de llorar cuando regresaba de clases y le produjo un caso severo de ansiedad.

Sophia se volvió muy nerviosa. Se quedaba las noches despierta con miedo de asistir a clases la mañana siguiente. Sufría de un “malestar estomacal violento” que le impedía dormir. Carrie quiso compartir la historia de su hija:

“Esto es lo que el acoso escolar hace. Ella es mi hija de seis años hospitalizada debido al bullying. Es mi niña con un corazón enorme que a pesar de estar enferma “no quiere meterse en problemas”. Mi hija que ha dejado de comer, ha llorado hasta dormir tuvo ansiedad tan severa que está enferma y vomita más de 20 veces en una hora durante la noche. Mi hija cuyo mejor amigo ha abusado emocionalmente de ella por tanto tiempo que ella piensa que es normal”, escribió en la publicación de Facebook que se hizo viral en seguida.

 

“Mi hija que fue castigada por decir mentiras en la escuela, de quien se han burlado en redes sociales por los padres de los acosadores solo por tener un corazón puro. Mi hija que cuando contó lo que estaba ocurriendo en su escuela obtuvo como respuesta que “son solo niños siendo niños”. La escuela le dijo que ella debería estar avergonzada y debería escabullirse por la puerta lateral en las mañanas. Mi hija cuya escuela la defraudó y tuvimos que cambiarla a otra. Su historia se ha manipulado por las propias personas que debían protegerla cuando estaba bajo su cuidado. Ella no quiere que estas cosas le ocurran a nadie más, por eso cuento su historia. Esta es solo una, pero seguro somos varios”, agregó Carrie Golledge.

Cuando su madre la cambió de colegio, la salud de Sophia empezó a mejorar. Subió de peso y comenzó a crecer. “Es la primera vez después de un año que regresa de la escuela y nos cuenta cómo fue su día, qué hizo y con quiénes jugó”, comentó la orgullosa madre.

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO