Tenían un mini zoológico en casa lleno de pulgas y mal olor [FOTOS]

La pareja fue denunciada por maltrato animal al tener 23 animales en jaulas como si fuera un zoo.

Una pareja que tenía 23 mascotas en su “casa del horror” ha sido prohibida de tener animales luego de que se diera a conocer la crueldad de la que fueron autores. El mini zoológico contenía un zorro, un búho y también un dragón barbudo. El atroz descubrimiento fue hecho por un trabajador de forma casual. Él contaba con una orden de allanamiento debido a las facturas de gas sin pagar en el hogar de Natalie Keenan y David Knight.

 

De inmediato, alertó a las autoridades que se acercaron a investigar lo ocurrido. Encontraron habitaciones llenas de mal olor, con excremento de perro en la cocina y pollos podridos en el tanque de serpientes. Los animales estaban cubiertos de pulgas, era innegable que estaban sufriendo.

 

 

 

 

Una de las mascotas, un perro de raza terrier llamado Lexi, se encontraba en tan mal estado que tuvo que ser sacrificado según reportó el medio local Stroke Sentinel. Hazel Stevens, quien procesa en nombre de la Real Sociedad por la Prevención de la Crueldad contra Animales (RPSCA), dijo que Lexi estaba pasando por un “gran sufrimiento”. Se había vuelto ciega, sus huesos podían verse, tenía poco pelaje y un tumor infectado.

 

El Centro de Justicia del Norte de Staffordshire se enteró que el resto de las criaturas estaban en jaulas muy pequeñas sin espacio para moverse y sin acceso a agua. Knight se declaró culpable de cinco cargos relacionado con maltrato animal, mientras que Keenan admitió cuatro ofensas bajo el Acta de Bienestar Animal.

 

 

 

Además del perro que tuvo que ser puesto a dormir, en la casa se encontró un bull dog francés y una gato con problemas en la piel e infectados de pulgas, un búho y zorro enjaulados, ratas, loros, un lagarto, cinco serpientes, un mapache y ocho degús. Al parecer, Keenan empezó a construir su propio zoo cuando su padre murió y recurrió a los animales para reconfortarse. El loro había sido de su padre y repetía las frases que aprendió de este.

 

 

Desde ese momento, empezó a adoptar todos los animales posibles. Según los especialistas, muchos eran presas y depredadores que necesitaban de cuidados especiales, pero estaban simplemente dentro de la casa mezclándose. La Corte ordenó que los animales abandonen el hogar y desde entonces la pareja ha puesto su vida en orden. No podrán tener mascotas por tres años y fueron sentenciados a 12 meses de trabajo comunitario y una multa para cubrir los gastos por los veterinarios.

 

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO