Indignante: una bebé de 17 meses quedó con cicatrices de por vida [VIDEO]

Un grupo de niños la atacó mientras jugaba y le provocaron las heridas.

Una madre había decidido llevar a sus hijos a que se diviertan un rato en un centro de juegos, llamado Little Bees, y pasen un agradable momento. Willow-Ivy Doherty de 17 meses estaba jugando con su hermanos Tucker y Aurora de seis y tres años respectivamente. Un grito la alarmó: “Oh por Dios, ¿de quién es este bebé?”.

 

Cuando se acercó a donde se encontraba el padre alarmado, tuvo que sacar a la fuerza a un niño que estaba mordiendo el cuello de su hija. Al revisar a la pequeña encontró 15 marcas de mordida en todo su cuerpo.

 

 

 

La madre soltera de seis niños comentó que su hija estaba azul y el niño que había apartado de la pequeña estaba sonriendo con el rostro cubierto de sangre, según reportó el portal The Mirror.

 

“Parece que la hubiera atacado un perro, no un chico de dos años”, agregó Becky, la mamá de la menor. Después encontró a la madre del agresor, pero ella simplemente le respondió que “es cosa de niños y eso es lo que hacen”.

 

Acudieron al hospital de emergencia y Willow-Ivy fue vacunada contra la hepatitis B y recibió tratamiento para las heridas. Además necesitará de un injerto de piel en la cara y más inyecciones para asegurar que no se ha contagiado de alguna enfermedad a través de las mordidas. Los médicos creen que las heridas fueron hechas por dos niños distintos.

 

 

En total, tiene cuatro marcas en la cara, dos en sus dedos, tres en la espalda, una en su oreja, hombro, muñeca, pierna y varias en la cabeza. Un vocero de Little Bees se defendió diciendo que no son una guardería y los niños deben estar bajo supervisión.

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO