• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Falso: La NASA niega que se avecine una Edad de Hielo por “Gran Mínimo Solar”

La agencia espacialmenciona que el astro que ilumina nuestra galaxia no pasa por una fase así desde hace más de 350 años, pero no hay riesgo de un gran cambio.

Con el aumento de investigaciones que tienen como objetivo estudiar al Sol, los humanos han ido descubriendo que, pese a lo que se creía en un inicio, el gran astro que ilumina nuestra galaxia es sorprendentemente dinámico. Este cuerpo celeste irradia el calor necesario para que exista vida en nuestro planeta, pero, al igual que sus congéneres, también experimenta cambios y fases a través del tiempo. Hoy en día, la gigantesca estrella pasa por un estado denominado “mínimo solar”.

El concepto de esta particular fase es que, tras un periodo de alta actividad energética, el astro expulsa menos manchas solares y energía, por lo que se torna mucho más silencioso que en su faceta regular. Los estudios que se han realizado al Sol demuestran que este punto bajo ocurre una vez cada 11 años, tiempo que dura un ciclo solar.

PUEDES VER: ¿La realidad supera a la ficción? La NASA descubre evidencia de que podría existir un Universo Paralelo

No obstante, científicos de la NASA han revelado que, en la actualidad, el cuerpo celeste se encuentra en un “Gran Mínimo Solar”, un periodo que registra incluso menor actividad energética que la experimentada durante un “mínimo solar”. Este hecho no sucedía desde la conocida como Pequeña Edad de Hielo, acontecida en el hemisferio norte de la Tierra entre 1650 y 1715, años en los que “la combinación del enfriamiento de aerosoles volcánicos y la baja actividad solar produjo temperaturas superficiales menores”, tal y como menciona el blog Cambio Climático Global de la entidad.

No obstante, la agencia espacial explica que nuestro planeta no atravesará otra “edad de hielo” debido al Gran Mínimo Solar. La razón de esto es el cambio climático que sufre la Tierra desde inicios del nuevo milenio.

“El calentamiento causado por las emisiones de gases de efecto invernadero a raíz de los combustibles fósiles quemados por los humanos es seis veces mayor que el posible enfriamiento de décadas que causa un Gran Mínimo Solar prolongado. Incluso si un “Gran Mínimo Solar” durara todo un siglo, las temperaturas globales continuarían calentándose por este factor” escribió la NASA en dicho artículo.

Este punto mínimo en la actividad solar no toma por sorpresa a los científicos de la entidad ya que, gracias al constante monitoreo del astro y al conocimiento que se tiene del ciclo solar, sabían que se acercaba para estas fechas. Según la NASA, el pico máximo de manchas solares alcanzado por el gran astro se dio en 2014 y la actividad comenzó a disminuir desde 2019.