• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Facebook Viral: Un delfín sorprende y entrega regalos, durante la cuarentena, a cambio de alimento

Un delfín está tomando una actitud muy amigabledurante la cuarentena por Coronavirus, en Australia.

Mystique, el delfín jorobado de Tin Can Bay en la costa de Cooloola en Queensland, ha desarrollado un hábito inusual durante la pandemia de coronavirus, mientras que los turistas se han quedado en casa. El mamífero acuático está llevando regalos a las personas.

El comportamiento generoso del delfín de 29 años ha aumentado durante la pandemia de coronavirus, puesto que traslada artículos con los que busca alegrar a las personas, a cambio de que le den algo de comer.

Mystique ha estado en Tin Can Bay desde 1991 y es el único de los siete en el programa de alimentación de delfines salvajes que tiene este comportamiento tan gentil.

Si bien el delfín a menudo ha mostrado un comportamiento generoso, la representante del Grupo de alimentación de delfines, Lyn McPherson, dijo que su actividad había aumentado mientras el centro de alimentación de delfines estaba cerrado a los turistas.

"Un delfín macho trae objetos en su trompa, o pico, y luego nos los presenta cuidadosamente", dijo McPherson. "Lo que tenemos que hacer es darle un pescado a cambio", agregó.

instagram prueba

La representante del crento dijo que "no hemos entrenado al delfín, pero él nos ha entrenado para hacerlo", en referencia a que ahora él los provee de ayuda, sin que nadie se lo haya pedido. Es una actitud muy interesante, que la comunidad está viendo con buenos ojos.

Los artículos han incluido también botellas, grandes trozos de madera, conchas y más, que traslada en su "pico". "Juramos que tiene una colección esperando para traernos", dijo McPherson."Dado que hemos estado cerrados al público, lo ha estado haciendo cada vez más. A veces trae 10, uno a la vez, y los alineará cuando tenga que pescar", finalizó la representante.

PUEDES VERDragon Ball Super 60: Goku vuelve a cometer un error en su pelea con Moro, tras 28 años

 

¿Habían visto este comportamiento en un delfín?