¿Crees que la tela se oscurece al mojarse?; realmente no es así y vivimos engañados mucho tiempo [FOTOS]

El ojo percibe un cambio de tonalidad en la prenda cuando está húmeda, pero en realidad sucede otra cosa.  

Comúnmente se puede distinguir una prenda húmeda de una seca con solo verlo, porque al parecer la tela mojada "cambia de color", cuando en realidad no es así.

NO DEJES DE VER: 10 selfies sexys tomados en cuartos desordenados, ¿nueva moda o flojera? (FOTOS)

Por ejemplo, cuando mojamos un polo de color gris, notamos que este cambia de tonalidad a una más oscura, pero a ¿qué se debe este fenómeno?

Todo tiene una explicación. Resulta que la forma que percibimos los colores es porque la luz rebota en los objetos que estamos viendo. Cuando la luz blanca, que contiene todos los colores, llega a un polo de color gris, todos los colores de la luz son absorbidos por la prenda, a excepción del color gris, la cual se emite y es justo lo que nuestros ojos ven. 

Pues bien, el de la tela húmeda es diferente porque el la mezcla de agua y fibras doblegan la refracción de la luz y permite que llegue menos color a la retina. 

El agua llena los espacios entre las fibras y las microfibras de la tela, haciendo que los fotones de luz tengan que atravesar al agua, por lo que parte de la luz que ingresa se desvía y se vuelve más lenta haciendo que el tejido parezca más oscuro. 

El efecto se pronuncia más cuando la tela tiene fibras naturales como la lana y el algodón, ya que absorben cantidad de agua que las de fibras sintéticas. 

TE PUEDE INTERESAR: Recibe juguete de los Thundercats y su reacción conmueve a todos; era su sueño de niño [VIDEO]

Ahora ya sabes que tu camisa de color verde no se hace más verde, sino que todo es producto del material y la cantidad de agua que tenga. Es solo ilusión óptica

Te puede interesar

LO MÁS VISTO