Seis hábitos extranjeros que los rusos no soportan y los consideran de mala educación

Para muchos países son acciones comunes y no les toman mayor importancia, pero para los rusos pueden representar una grave ofensa.Conoce seis hábitos extranjeros que se consideran de mala educación en Rusia.

A propósito de la fiebre del Mundial, que inició el pasado jueves 14 con gran expectativa, Rusia, la actual sede del máximo evento del fútbol, se ha puesto bajo la mirada de todo el mundo, y miles de hinchas de distintos países han viajado hasta el país europeo para vivir de cerca la gran fiesta deportiva y alentar a su selección. Sin duda, este acontecimiento representa un gran intercambio cultural tanto para los turistas como para los mismos pobladores rusos, quienes  ya han sorprendido a muchos aficionados con sus costumbres y tradiciones.

LEE TAMBIÉN: Rusia 2018: Diez datos sorprendentes del país sede del Mundial

Te mostramos seis hábitos que, quizá,  podrían resultarte familiares, sin embargo, para los rusos significan actos de mala educación, y hasta podrían ofenderlos.

1. Sorber mientras se come

En varios países se considera de mala educación, pero no le toman mucha importancia. Por el contrario, en Rusia sí se considera como “una falta de respeto". Por ello, se recomienda a los extranjeros que traten de comer silenciosamente y de mostrarse agradecidos diciendo 'spasibo' ('gracias', en español).

2. Dejar comida en el plato

En Rusia la gente todavía recuerda los años de escasez por los que pasaron, por lo que  no se debe dejar nada en el plato. Esta regla es tan drástica en el país europea, que en algunos restaurantes, incluso, podrían preguntarte por qué no te terminaste tu plato, ya que se considera como un insulto al chef. La costumbre de “dejar o tirar sobras es tan malo para los rusos, que muchos suelen dar pan duro a los pájaros o sopa a los perros callejeros.

3. No pagar toda la cuenta en una cita con una mujer

En Rusia, esta polémica costumbre representa una ocasión para que el hombre muestre su caballerosidad y, en ningún caso, se entiende que dicho comportamiento va contra la dignidad de la mujer, como en algunos países occidentales.

Lo más polémico de esta controvertido de esta costumbre es que si el hombre no insiste en pagar él, la mujer lo considerará como una señal de tacañería y, probablemente, no tendrá una segunda cita con él. Por el contrario, si una mujer insiste mucho en pagar ella la mitad, probablemente significa que no quiere ser invitada a cenar y que no hay ninguna oportunidad para que surja un romance.

4. Olvidar quitarse los zapatos al entrar en casa

Quitarse los zapatos representa algo así como “entrar en confianza” para los rusos. Los rusos siempre se quitan zapatos cuando entran en casa y se ponen zapatillas ('tapochki', en ruso). Cada uno de los miembros de familia tiene sus propias zapatillas, a veces hasta dos: un par para el invierno y otro para el verano. También cuentan con unas cuantas zapatillas para huéspedes.

Lo mismo ocurre con la ropa de casa. Es normal cambiarse de ropa, lo que no atañe únicamente a la pijama, que se usa solo para dormir. La bata de baño se usa después de la ducha o durante la mañana. En general, a los rusos les gusta cambiarse de ropa y no entienden cómo alguien puede pasarse todo el día con las mismas prendas.

5. Salir con ropa de deporte

En Rusia la gente se viste según la ocasión. Las prendas de deporte solo se usan para hacer ejercicio. De misma forma, los pantalones cortos y las chancletas solo se llevan en la playa o en la dacha (casa de campo) o bien si el tiempo es caluroso. Llevar pantalones demasiado cortos en la ciudad puede atraer un montón de miradas extrañas. De hecho, las mujeres rusas son acusadas de cuidar demasiado su aspecto, por lo que es inaceptable ir de compras en pijama o en ropa de deportes.

6. No visitar amigos y no invitarlos a casa

La hospitalidad es una virtud muy apreciada en Rusia. Si uno hace un viaje de negocios a una ciudad donde tiene un amigo y no lo llama o lo visita, este se muestra muy ofendido. O si viven en la misma ciudad y no se visitan con frecuencia, esto también cuestionará su amistad íntima. Pasar tiempo con amigos es algo que en Rusia no se planea de antemano.|

Te puede interesar

LO MÁS VISTO