Morir de risa no es solo una expresión

Es posible que alguien muera de risa. Aunque la persona se esté riendo a carcajadas, esto no significa que esté pasando un buen momento.

Entre parejas y hermanos, las personas suelen jugar a hacer cosquillas al otro para hacerlo reír, pero a veces llega un momento en el que estas llegan a ser molestas y tienes que pedir que, por favor, paren.

 

No es por nada que en la edad media se utilizaba esta técnica para torturar a las personas, incluso se dice que en los interrogatorios se siguen utilizando las cosquillas para obtener información.

 

 

 

Las cosquillas en realidad son una reacción de autodefensa de los cuerpos. Se trata de un instinto primitivo por el cual las personas y animales reaccionan ante situaciones peligrosas como por ejemplo una araña o escorpión que camina sobre la piel.

 

En caso de ser excesivas, aunque la persona esté riendo en realidad siente mucho estrés y desesperación. En algunos casos extremadamente raros puede ocasionar la muerte si es que se sufre del corazón. Como consecuencia, se puede producir un paro cardiaco.

 

 

 

Además, hay raras ocasiones en las que una persona saludable fallece pues los músculos que están a cargo de controlar la respiración producen espasmos involuntarios que provocan la asfixia.

 

En la dinastía Han de China, las cosquillas eran un popular castigo pues no dejaba marcas en la víctima, mientras que en la antigua Roma se colocaba sal en los pies de la persona torturada para que una cabra lamiera los pies y le produjera risa.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO