Actriz de cine para adultos revela las humillaciones que soportó al grabar; no era ficción [FOTOS]

La industria del cine para adultos es una de las más famosas y polémicas. Se justifican asegurando que todo es ficción, pero una actriz reveló las humillantes prácticas que soportó durante años.

El cine para adultos no solo es una industria millonaria, sino polémica, pues, muchos críticos aseguran que es la peor forma de denigrar a la mujer. Ante esto, tanto productores como actrices aseguran que solo es ficción y todo consentido, sin embargo, una de ellas se animó a revelar que no siempre es así y que existen prácticas realmente humillantes, como el bukkake.

El bukkake es una práctica que nació en Japón y es considerado el tipo de porno más humillante que pueda existir. Si bien es cierto que acá no hay contacto sexual, la mujer debe colocarse de rodillas para recibir el fluido corporal de varios hombres, que pueden ser desde 10 hasta 100. No hace falta explicar lo que la fémina debe hacer al final.

Según el medio La Sexta, es difícil juzgar si el porno es o no humillante. Pero lo cierto es que nada tiene por qué serlo si tenemos en cuenta que es ficción, pura fantasía. Quienes graban los bukkakes, en teoría, son trabajadores de una industria, y en principio, no personalizan lo que ruedan, sino que ceden sus cuerpos a la obra. Es un trabajo más.

Pero basta con ver una de estas escenas para entender que la humillación es real, la mujer es sometida a prácticas de las que no se siente convencida de hacer. Hasta acá todos pensarían que es ficción, que es actuado, que ella solo finge, pero lo oscuro del bukkake es que hay productores que no colocan actores a realizar esto, sino personas comunes y corrientes, alguien que por morbo haría esto.

Hace poco, una actriz española de Torbe confirmó esto y aunque no se arrepiente de lo que hizo, asegura que es una etapa que recuerda como un error.

“Cuando grabas con actores, estás con gente como tú, que hace su trabajo. Todo lo que se ve en el porno es mentira, nadie está ahí para disfrutar, ni para hacer sus fantasías realidad. Es trabajo", dijo.

"Pero cuando haces un bukkake, sabes que todos esos tíos son espontáneos, para ellos es real, han salido de casa para terminar en tu cara, la mayoría son novatos que hoy están haciendo un bukakke gratis y mañana pagan por ir a un piso de rusas y elegir chica”, añade V. la actriz que prefiere, obviamente, no revelar su nombre.

El problema del bukkake es que necesita muchos chicos, y no todos pueden ser actores profesionales. De hecho, ninguno lo es. Por eso, se recurre a gente que acepta ir respondiendo a mensajes en foros y sites especializados.

“Los chicos escriben un email a través de la web, y enviaban una foto de su parte, esa era la forma de apuntarse al bukkake. Para venir, solo se les pedía un análisis de ETS con menos de tres semanas de antigüedad. Así alguna gente se hacía fija, y se traían a los amigos”, recordó la exactriz.

La tarifa que cobre la chica que acepte esto es muy variable, depende de su físico, su popularidad, cuantos chicos asistan al bukkake, y si ingiere o no el fluido corporal masculino. V. contó que cobró menos de 500 euros. Aunque los montos suelen oscilar entre 200 y 400. Sin embargo, Torbe ha concedido entrevistas diciendo que paga unos 3000 euros por bukkake. 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO