Científicos localizan parte del cerebro que nos hace pesimistas

Un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts realizaron una investigación en la que creen haber encontrado el rincón del cerebro que hace que las personas sean pesimistas.

Seguro más de una vez te has topado con personas que tienden a ver las cosas desde un lado desfavorable o que casi nunca están de buen humor. Sí, estamos hablando de los famosos pesimistas. Este cuestionable comportamiento, que quizá lo has experimentado en carne propia en más de una oportunidad tiene, una causa o razón de ser.

Así lo han manifestado recientemente un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), quienes creen haber descubierto el rincón del cerebro que hace que las personas sean pesimistas.

La investigación fue difundida a través de un artículo publicado el pasado jueves en la revista científica Neuron, y señala que la parte del cerebro conocida como núcleo caudado podría controlar las reacciones pesimistas. Para demostrarlo, los investigadores realizaron un experimento con animales.

El núcleo caudado, que en anteriores investigaciones ya se había relacionado con la toma de decisiones emocionales, fue estimulado con una pequeña descarga eléctrica mientras a macacos se les ofrecía una recompensa (beber jugo) y una experiencia desagradable (recibir una ráfaga de aire en el rostro).

El equipo de investigación del MIT comprobó que, al hacerlo, aumentaba probabilidad de que los primates optaran por la segunda alternativa, aceptando una opción que les privaba de algún tipo de beneficio.

Los científicos señalaron que la siguiente etapa del trabajo consistirá en comprobar si el experimento tiene el mismo efecto en los seres humanos.

"Debe haber muchos circuitos involucrados. Pero estamos tan delicadamente equilibrados que solo con 'desconectar' un poco el sistema puede cambiar rápidamente el comportamiento", añadió Graybiel, una de las coautoras del estudio.

El aporte de este hallazgo es que podría contribuir a combatir trastornos mentales tales como la ansiedad o la depresión, que afectan a millones de personas en todo el mundo.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO