El horror detrás de los certámenes de belleza para niñas

Inyecciones de botox en niñas de 8 años, episodios de ansiedad e implantes de pecho:  padres que sexualizan a sus hijas por un trofeo.

No existen manuales sobre cómo educar a los hijos. Por más que hayas leído todos los libros habidos y por haber, nada te preparará para ese momento y cada persona aprende sobre la marcha. Sin embargo, hay cosas que cualquiera debería saber que están prohibidas sin necesidad de asistir a clases para padres primerizos.

 

Resultaría evidente para cualquiera que someter a una niña a procedimientos invasivos con tal de que tenga “más probabilidades” de ganar un certamen de belleza. Algunos padres deciden lucrar con sus propios hijos y harán de todo con tal de ver ese grandioso cheque en sus manos. Los concursos infantiles se han vuelto cada vez más competitivos y han nublado el juicio de algunas personas que están dispuestas a lo que sea.

 

 

 

La historia de Britney Campbell es una de las más conocidas. Su madre Kerry apareció en un programa de Estados Unidos y contó sobre las inyecciones de botox que su hija de 8 años recibe con tal de verse mejor en los concursos. La niña se quejaba del dolor, pero temía a las arrugas. El tratamiento se hacía también en sus labios para hacerlos más protuberantes.

 

“Lo que estoy haciendo por Britney la ayudará a que se convierta en una estrella. Sé que algún día será modelo o actriz. Que pase por estos tratamientos ahora hará que en el futuro luzca más joven por más tiempo”, se defendió la madre. Los servicios sociales británicos decidieron quitarle la custodia de su hija luego de la controversia ocasionada por el show televisivo.

 

 

 

Otro ejemplo es Maddy Jackson. Además de tener cientos de productos sobre su cara, la niña de cuatro años generó polémica cuando en uno de los tantos concursos en los que suele competir apareció con un vestido ajustado e implantes en el pecho y el trasero.

 

 

 

La salud mental de las chicas también se ve seriamente afectada. No se tratan de casos aislados, muchas de las pequeñas sufren de ansiedad. Mini Miss Mundo 2015, Anya Klimovets, sufre de estrés debido a la constante presión sobre ella para ganar de estos certámenes. Muchas chicas ya tienen en sus cabezas la idea de lucir perfectas a cada momento del día y no es raro para ellas prepararse por largas horas durante la mañana.

 

Bronceador en aerosol, uñas postizas y depilaciones en niñas que no llegan a cumplir los cinco años. El mundo de los certámenes de belleza infantil tiene de todo y para los participantes dentro de este todas lo mencionado anteriormente es normal y perfectamente válido.. Pareciera que no existieran límites con tal de sus hijas obtengan la corona.

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO