Salió de casa para cazar un oso y al volver el animal había matado a su familia

La esposa e hija de diez meses fueron aniquiladas por la bestia momentos antes que el cazador lo matara.

La noticia sobre una madre y su bebé muertas por las garras de un oso pardo ha estremecido a Canadá. Valérie Théorêt, de 37 años y la pequeña Adele Roesholt se habían quedado en se casa cerca al Lago Eirnarson, mientras que Gjermund Roesholt salió de cacería.

La profesora de francés había tomado su licencia de maternidad y junto a su familia pensaron que era oportuno mudarse a la cabaña para hacer un dinero extra con las pieles de oso que están permitidas cazar durante la temporada. El lunes 26 de noviembre, Gjermund se despidió de su esposa e hija sin saber que sería la última vez que las vería con vida.

Valérie Théorêt

El padre de familia fue a revisar las trampas para oso que había dejado cerca y al volver a su hogar, a pocos metros de su casa, se encontró con un imponente osezno que intentó atacarlo. Roesholt sacó su rifle rápidamente y le disparó hasta matarlo. Agitado por el miedo, corrió a casa para proteger a su familia de otras bestias que rondaran cerca, pero fue muy tarde.

Al llegar se topó con la desgarradora escena. Valérie y Adele habían sido asesinadas por el oso pardo que él había matado hace unos instantes. “Parece que habían salido por una caminata cuando ocurrió el incidente entre las 10 a.m. y 3 p.m.”, informó la jueza de primera instancia, Heather Jones.

Valérié Théorêt

Este tipo de encuentros fatales son muy extraños. El último accidente mortal de este tipo ocurrió en 2006 y en lo que va del año es el cuarto ataque de un oso pardo en norteamérica que resulta en la muerte de sus víctimas. Hubo dos muertes en Alaska, Estados Unidos y la tercera tuvo lugar en Wyoming.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO