Autoriza desconectar a su “hermano” en coma, y “mata” a un paciente por error de hospital

Una mujer autorizó la eutanasia de un paciente desconocido en el hospital porque pensaba que era su hermano.El insólito hecho ocurrió en Nueva York, Estados Unidos.

Como sacado de una película. Así fue la bizarra y desafortunada experiencia que vivió Shirell Powell, una mujer de 49 años, en el Hospital St. Barnabas, en Nueva York, Estados Unidos, luego de haber autorizado la desconexión del soporte vital de un desconocido por una confusión del centro de salud donde, supuestamente, estaba su hermano menor. Pero, ¿cómo ocurrió esto?

Según contó Powell a New York Post, el 15 de julio de 2018, desde el establecimiento de salud mencionado, la llamaron para informarle que su hermano menor, Frederick Williams, de 40 años, había sido ingresado con serios riesgos vitales.

“Tenía tubos en la boca, un collarín. Estaba un poco hinchado. . . [Pero] se parecía mucho a mi hermano”, indicó Powell, y agregó que como el paciente nunca pudo hablar, simplemente asumieron que era su hermano. Unos días después le diagnosticaron muerte cerebral.

El pasado 15 de julio, cuando un paciente de 40 años llamado Freddy Clarence Williams ingresó en el hospital St. Barnabas de El Bronx, inconsciente por una aparente sobredosis de drogas. Tenía su tarjeta de Seguro Social que lo identificaba por ese nombre, explica la demanda interpuesta por Powell al hospital.

Resultado de imagen para Shirell Powell

Dos días después, los médicos decretaron que el estado de salud del supuesto hermano de Powell era muerte cerebral, por lo que los médicos preguntaron si la mujer estaba dispuesta a desconcetar a su aparente hermano para acabar con su agonía, a lo que la mujer –tras consultar con algunos familiares- aceptó. “Fue muy devastador”, recordó.

No obstante, cuando la “familia” de la víctima estaba coordinando los preparativos para el funeral de su “pariente”, el medico forense les avisó que, después de haber realizado una autopsia, habían constatado que el fallecido no era su hermano, sino otra persona con los nombres casi idénticos a los de él.

Mientras tanto, el verdadero hermano de Powell estaba en la cárcel por un asalto en el Bajo Manhattan.

“Casi me desmayo porque maté a alguien que ni siquiera conocía. Di mi consentimiento”, dijo Powell, de 48 años, señalando que si bien se sintió terrible por lo que acababa de suceder, sintió un “alivio” por saber que su hermano aún estaba vivo.

Después del insólito hecho, tanto Powell como su hermano, en la cárcel, decidieron demandar al hospital.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO