Ballena engulle a un buzo y después lo expulsa vivo; hombre contó su insólita experiencia

Un buzo de 51 años contó la dramática experiencia que le tocó vivir luego de ser tragado por una ballena en una playa de Sudáfrica y luego expulsado vivo por la misma. Un testigo captó el momento en imágenes y ha dado la vuelta al mundo.

 

 

 

 

¡Vive para contarlo! Rainer Schimpf, un buzo de 51 años y director de Dive Expert Tours, narró la insólita experiencia que vivió hace unos días, cuando se encontraba junto a un equipo de buzos, en una playa del sur de África, y fue engullido por una ballena de Bryde mientras intentaba fotografiar un tiburón.

El insólito suceso ocurrió en Port Elizabeth, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), cuando estaba tomándole una fotografía a un tiburón. Según contó Schimpf, quien organiza actividades de buceo, en aquel momento había planeado –junto a los demás buzos- documentar la migración de la sardina, que ocurre en el sur de África desde mayo hasta julio.

Según detalló el buzo, se encontraba con un grupo de buzos intentando captar y documentar diferentes especies marinas, cuando, de pronto, el mar empezó a agitarse y comenzó a sentir presión hasta quedar en una inmensa oscuridad.

The dive tour operator is sucked into the mamma's mouth as he is documenting a sardine run along the eastern coast of South Africa

“Estaba intentando fotografiar a un tiburón cuando todo se oscureció y sentí una presión. Supe al instante que una ballena me había atrapado”, relató el buzo a Barcroft TV.

“Sentí una presión en mi cadera”, narró, pero afirmó que, en una circunstancia como esa “no tienes tiempo para tener miedo, tienes que utilizar tu instinto”. Asimismo, indicó que, afortunadamente, fue un error del animal, pues las ballenas no “devoran hombres”, así que solo le quedó mantener la calma y esperar. “Contuve el aliento pensando en que iba a sumergirse y liberarme en las profundidades del océano”, reveló.

Afortunadamente, no pasó mucho tiempo para que la ballena expulse al buzo y este pueda regresar ileso a su bote. “Fue una experiencia interesante, me da una conexión con la ballena que no creo que nadie haya tenido… No lo volvería hacer”, aseguró Schimpf.

Tras el impactante testimonio del buzo, varios usuarios compararon su insólita experiencia con el relato bíblico de Jonás y el pez grande, que narra la lección que Dios le habría dado al profeta por desobedecer sus órdenes. De acuerdo a la historia, Jonás permaneció por tres días en el cuerpo de un enorme pez, orando y pidiendo perdón a Dios por sus errores, hasta que fue expulsado vivo por la especie marina.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO